¿Vida reactiva o vida creativa?

December 28, 2017

 

Introducción: El papel de la creatividad en el bienestar psicológico y en el desarrollo personal.

 

Como con el año nuevo se generan nuevos propósitos de cambio y se reactivan viejos proyectos aparcados, nos parece buen momento para iniciar en estos momentos una serie de artículos relacionados con la creatividad y los beneficios que puede ocasionarnos en su desarrollo y aplicación a nuestro vivir cotidiano.

La palabra “creatividad” vive actualmente buenos momentos. En casi todos los ámbitos, desde la educación infantil a los centros de negocio, es bien recibida y valorada… Pero, ¿se tiene una idea clara y precisa de su significado?

Con mayor o menos nitidez, todos tenemos una idea a cerca de la creatividad. Al menos, cuando utilizamos el concepto de forma adjetiva. Así, concedemos el rango de “creativo” a algo que aparece como original, destacable, relevante, diferente. Frecuentemente asociamos creatividad a resultados excepcionales en el ámbito del arte, la ciencia y la tecnología. A las personas que consiguen estos logros los reconocemos como investidos de talento y genialidad.

La cuestión se complica cuando abordamos su sustancia; una creencia generalizada otorga a la creatividad una naturaleza esotérica o un don con el que algunos resultan agraciados.

Sin embargo, Múltiples estudios realizados tanto sobre el proceso creador como sobre las personas consideradas como especialmente creativas, nos lleva a concluir que tras un aparente halo de misterio, subyacen en la creatividad una serie de factores o variables muy concretas e identificables: sentidos, percepciones, pensamientos, emociones, diferentes estados de conciencia, actitudes sociales y estrategias de organización del trabajo. Se trata por tanto, de una competencia compleja, ya que los componentes que hacen referencia a la creatividad son múltiples, interrelacionados y abarcan un conjunto extenso de nuestro ser.

 

Pero que podemos entrenarlos y desarrollarlos convenientemente y aplicarlos a nuestra vida personal, no sólo con el propósito de obtener resultados excepcionales en el terreno del arte, la ciencia, la tecnología o en sus diferentes ámbitos de aplicación, sino que ante todo, pueden contribuir a enriquecer nuestra vida cotidiana y nuestro crecimiento personal.

 

El planteamiento de una vida creativa frente a una vida reactiva implica ser capaz de ver la realidad de diferentes formas, no sólo como se nos presentan habitualmente, o como nos han sido transmitido. Asimismo, tomar mayor conciencia de los acontecimientos, sucesos y fenómenos que acontecen dentro de uno mismo; valorar lo existente; identificar oportunidades de mejora; descubrir y aprovechar tanto nuestras propias ideas como las ideas de los demás y transformarlas, ¿por qué no? en productos útiles y valiosos.

 

En definitiva, se trata de crear nuestra propia vida, de forma consciente y auténtica, responsabilizándonos de cada uno de los pasos que damos y sacando a su vez, el mayor provecho de los mismos.

 

Para afrontar este reto, debemos trabajar un amplio espectro de elementos y aspectos de nuestra personalidad, que nos llevará a:

  • Clarificar lo que la creatividad puede hacer por ti y los principios en que se basa, invitándote a canalizar tu inconformismo hacia la creación personal.

  • Reconocer tu potencial creador y desarrollar una confianza ajustada que ayude a un mayor disfrute en tus actividades cotidianas.

  • Desarrollar el juicio crítico, revisando los supuestos y premisas con los que normalmente actuamos, detectando inconsistencias y oportunidades de mejora.

  • Ampliar la perspectiva y el enfoque ante los problemas y retos.

  • Liberar el pensamiento creativo de las barreras y potenciar la fluidez de ideas.

  • Flexibilizar las relaciones con el entorno, reaccionando ante los cambios y sacando el mayor provecho.

  • Adquirir destreza en técnicas y habilidades de manipulación lúdica y experimentar de diferentes maneras con ideas y conceptos.

  • Valorar el aporte que tiene para la ampliación de enfoques la alternancia y utilización conjunta de los canales analógico y digital.

  • Incorporar el resto de las funciones sensitivas y corporales al proceso creativo consciente.

  • Indagar en los componentes emocionales e inconscientes, poniéndolos al servicio del proceso creativo.

  • Tener presente al destinatario del producto creativo, desarrollando las actitudes y habilidades de comunicación que maximicen las probabilidades de éxito y aceptación de la obra.

  • Plasmar las ideas en obras concretas, haciendo un uso eficiente de esfuerzos, recursos y tiempo.

 

Si tienes a bien acompañarnos por los territorios de la creatividad, iremos recorriendo cada una de estas regiones. ¡Disfruta el viaje! A principio de cada mes, publicaremos una nueva entrada. Asimismo, puedes participar en un sorteo para obtener el libro “Créate. Da vida a tu capacidad creativa”, visitando la página https://terapiaenred.es/2017/12/22/creatividad-ii/

Please reload

Featured Posts

El papel de la escucha activa en la relación de ayuda.

March 3, 2018

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic
Colegio oficial de Psicólogos de Madrid
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon